EL ORALISMO Y LA FORMA EN LA QUE AFECTA LAS VIDAS AUTISTAS

(Artículo escrito para Autismo: Mi Cerebro Atípico)

Si en nuestra sociedad se sabe muy poco de capacitismo, de oralismo, o más específicamente de discriminación oralista, se sabe todavía menos.

La palabra oralismo tiene en realidad, al menos, dos significados:

  • “El oralismo es la creencia de que las personas sordas deben ser educadas a través de la lectura de labios, la imitación de las formas de la boca y la práctica de los patrones de respiración, y los ejercicios vocales para ayudar a las personas sordas a producir el habla oral” (1).
  • ” La valoración del lenguaje oral por encima de otros estilos de comunicación, como si su práctica fuera mejor o más deseable que la de otros lenguajes” (2).

Para efectos de este artículo vamos a usar la segunda definición. Sin embargo, es importante que la primera definición fue en gran medida causante de la opresión y discriminación oralista y audista que las personas Sordas experimentan incluso en la actualidad.

Esto porque ese oralismo se dio y se da junto a la prohibición del uso de la lengua de señas, es decir que busca de que las minorías no orales hagan concesiones y ajustes para acomodar y evitarle el esfuerzo a las mayorías hablantes a costa de su propio bienestar.

.

El objetivo explícito del oralismo era evitar que las personas de la Comunidad Sorda se reprodujeran entre sí. El oralismo hizo que aumentara la privación de lenguaje en la Comunidad Sorda y disminuyó el número de personas Sordas con acceso a un título profesional.

EL ORALISMO EN LA COMUNIDAD AUTISTA

La comunidad autista, aunque no experimenta audismo, sí experimenta oralismo.

El oralismo afecta a las personas Sordas pero también a personas con dificultades en el sistema fonador, con dificultades motoras, con discapacidades intelectuales, autistas y otras.

Las personas autistas, y no sólo no hablantes, experimentamos oralismo con muchísima frecuencia. No se tiene en cuenta que muchos de nosotros no estamos siempre en capacidad de expresarnos de manera oral incluso cuando generalmente seamos hablantes.

Un ejemplo claro de discriminación oralista es que una de las preguntas que con más frecuencia se hacen entre padres y profesionales es sobre si la persona autista «¿Algún día hablará?».

Esta pregunta lleva implícita una valoración del lenguaje hablado por encima de otras formas de comunicación que ocurre con demasiada frecuencia. Eso es oralismo.

Desde el oralismo, en un afán de que la persona se esfuerce por hablar, se le niega a las personas discapacitadas, el acceso a otros tipos de lenguaje y de comunicación.

Esto genera una privación real de la comunicación, afectando el desarrollo de la persona, generando frustración y dolor psíquico, incapacidad para demostrar y desarrollar competencias y sobre todo generando una situación de exclusión en temas de DERECHOS HUMANOS BÁSICOS, como lo son la autonomía, la identidad, la educación y la salud.

SOMOS ORALISTAS CUANDO:

  • Simulamos no entender para que la persona se esfuerce por hablar
  • Negamos o demoramos el acceso a comunicación alternativa con la esperanza de que “no sea necesaria”
  • Calificamos en clase “participación” o hacemos exámenes orales sin ofrecer adecuaciones a quien lo pida
  • No ofrecemos alternativas escritas (mensaje de texto, correos, formularios online) como alternativa de servicio al cliente (pedir citas, hacer quejas, comprar un producto).
  • Asumimos que si la persona no habla, no piensa y le hablamos de manera infantil o demasiado simplificada.
  • No presumimos competencia
  • En medio de esfuerzos comunicativos manuales, comportamentales, u otros respondemos con frases tipo “usa tus palabras”
  • Usamos la palabra “mudo” como insulto y/o la relacionamos con falta de inteligencia
  • Comercializamos/apropiamos la lengua de señas para bebés oyentes (Baby Signs) mientras la prohibimos para bebés Sordos
  • Condicionamos la educación o el trabajo a la adaptación de audífonos o implantes cuando a la persona le conviene más la lengua de señas.
  • Nos rehusamos a aprender y/o modelar otras formas de comunicación (señas, CAA, escritura).
  • Discriminamos a la persona por no hablar, negando oportunidades de estudio, trabajo, recreación, descanso, socialización, etc.
  • Cuando la terapia de lenguaje se centra exclusivamente en el habla y no en la comunicación.
  • Cuando esperamos a que la persona discapacitada muestre interés en formas alternativas de comunicación (“mi hijo no se interesa por los pictogramas”) sin esforzarnos en usarla en nuestro hogar todo el tiempo
  • Negamos o condicionamos el uso de sus herramientas de comunicación a una persona no hablante, mínimamente hablante, o de habla no fiable; como quitarle sus dispositivos de audición o el celular que usan como herramienta de CAA, para condicionar comportamientos esperados e impuestos por terapeutas y padres.

La pregunta no debe ser si las personas hablarán, debe ser si se está facilitando a esta persona el lenguaje y la comunicación, o si por el contrario se las están dificultando para comodidad de otros o para una supuesta y falsa preparación para el supuesto «mundo real».

La falta de inclusión y de adaptaciones necesarias para tener los mismos derechos y oportunidades que la mayoría no es «el mundo real», es poner obstáculos, es opresión, es discriminación. Y esto es particularmente triste si pasa en el hogar.

(1) https://www.fierceautie.com/2020/08/oralism-in-deaf-and-autistic-communities.html

(2) https://yonosoyunpuzle.wordpress.com/2020/11/18/oralismo-y-comunicacion-en-la-era-de-las-nuevas-tecnologias-el-numero-importa/

ORALISMO Y AUTISMO, El oralismo afecta a las personas Sordas pero también a personas con dificultades en el sistema fonador, con dificultades motoras, con discapacidades intelectuales, autistas y otras.

[DESCRIPCIÓN DE LA IMAGEN: Sobre la foto de un niño disfrazado de superhéroe con una capa de bolsa negra y unos lentes de sol, con el brazo levantado hacia un cielo en color salmón pálido, el logo de Mi Cerebro Atípico en la esquina superior derecha. Debajo el texto en letras negras, grandes y mayúsculas: ¿Algún día hablará?. Debajo el texto en letras negras más pequeñas: ORALISMO Y AUTISMO, El oralismo afecta a las personas Sordas pero también a personas con dificultades en el sistema fonador, con dificultades motoras, con discapacidades intelectuales, autistas y otras.]