La Aceptación del autismo requiere acción – Amy Sequenzia

with No Comments

Artículo original: Autism Acceptance – It Requires Action

Autoría: Amy Sequenzia

Ha pasado mucho tiempo desde que las personas autistas empezaron a decir que la concienciación sobre el autismo realmente nos perjudica.

No ha cambiado mucho en las llamadas Organizaciones de Defensa del Autismo (no las que son el grupo de odio Autism Speaks, sino las que se autodenominan “aliados de la comunidad autista”).

Siguen utilizando la “concienciación” y las piezas de puzzle cuando hablan de nosotros.

Siguen centrándose en las últimas y aterradoras cifras que le dicen al mundo que somos una trágica epidemia.

Aunque algunas de estas organizaciones hayan añadido la palabra “Aceptación” a sus campañas para recaudar dinero, y a veces compartan escritos y arte autista, supuestamente para “darnos voz”, hay un gran problema:

Nos “dan voz” para recaudar dinero mientras utilizan todo el lenguaje patologizante que implica que necesitamos “ser mejores”. ¿Mejores qué? ¿Mejores seres humanos? ¿Mejores falsos neurotípicos?

Nos “dan voz” pero siguen apoyando prácticas tortuosas, como el ABA, para “hacernos mejores”, supongo.

Nos “dan voz”, siempre que seamos “amables”, “comprensivos con los sentimientos de los padres” y no hagamos demasiado ruido.

Siguen creyendo que les necesitamos para “darnos voz”, algo que nos corresponde por derecho.

Así pues, las organizaciones de defensa del autismo no practican la aceptación.

Utilizan la palabra pero no actúan en consecuencia. Eso no es verdadera Aceptación del Autismo.

Creo que hay algunos cambios positivos en la actitud de los padres. Algunos de ellos están intentando realmente comprender a sus hijos autistas, y tratando de encontrar formas de apoyar a los niños sin romperlos. Están aprendiendo y abrazando la neurodiversidad. Sin embargo, muchos padres todavía no entienden, y no quieren aprender, sobre la neurodiversidad.

Lo positivo:
Veo que los padres se acercan a los adultos autistas y les hacen preguntas reflexivas. Algunos nos responden con comentarios o más preguntas. Siento verdadera alegría cuando un padre me dice que su hijo es mucho más feliz, o está más relajado, o que las cosas están mejorando después de que el padre haya cambiado su punto de vista y haya rechazado las advertencias de “precaución”.

Esto se debe a que estos padres actuaron de acuerdo con sus palabras.
Nos escucharon a nosotros, los adultos autistas, y vieron que la información proporcionada era aplicable a sus hijos.

Dedicaron tiempo a pensar en cómo actuar mejor en la aceptación del autismo.
Lo intentaron, tal vez fracasaron unas cuantas veces, y luego lo volvieron a intentar. Tal vez todavía están tratando de encontrar los mejores enfoques que puedan ayudar a sus hijos a ser el mejor autista que puedan ser.

Estos padres no utilizan la palabra “Aceptación” para quedar bien en las redes sociales.
Viven la aceptación.
No juzgan a sus hijos comparándolos con niños neurotípicos, ni siquiera con otros autistas.
No se rinden.
Apoyan a la comunidad autista porque es la comunidad de sus hijos, y saben cómo quieren que sus hijos sean tratados por la neuromayoría.
Algunos de estos niños autistas son también muy discapacitados, como yo. Algunos de ellos necesitarán atención las 24 horas del día, como yo. Tal vez no puedan “vivir de forma independiente”, tal y como lo define la sociedad normalizadora

Por eso es importante actuar sobre la aceptación del autismo.

Los padres que practican la aceptación no permitirán que las escuelas, los asistentes y los proveedores de servicios se salgan con la suya con algo que no sea totalmente inclusivo y respetuoso con la neurología del niño. Por inclusión me refiero a la comprensión de que los cerebros autistas no procesan la información de la misma manera que un cerebro neurotípico. Con respeto me refiero a permitirles ser autistas.

Los padres que practican la aceptación no permitirán que nadie desvalorice a sus hijos. No permitirán que nadie valore a sus hijos en función de lo que pueden hacer, sino en función de su humanidad

Los padres que practican la aceptación no darán a sus hijos ultimátums, ni plazos, ni objetivos, basados en expectativas neurotípicas

Los padres que practican la aceptación pondrán a sus hijos en primer lugar, sin tratar de borrar la esencia del niño.

Los padres que practican la aceptación no son superhéroes. A veces pueden sentirse frustrados, pero reconocen la humanidad de sus hijos y dirigen sus frustraciones a la sociedad capacitista. El capacitismo no es una creación de las personas discapa­citadas.


La aceptación no es solamente una palabra.

La aceptación del autismo es una acción.

[Descripción de la imagen: Fondo turquesa con unas líneas verticales imperfectas amarillas y celestes al lado izquierdo. Texto en letras amarillas: Amy Sequenzia. "Los padres que practican la aceptación no permitirán que nadie desvalorice a sus hijos. No permitirán que nadie valore a sus hijos en función de lo que pueden hacer, sino en función de su humanidad"]
[Descripción de la imagen: Fondo turquesa con unas líneas verticales imperfectas amarillas y celestes al lado izquierdo. Texto en letras amarillas: Amy Sequenzia. “Los padres que practican la aceptación no permitirán que nadie desvalorice a sus hijos. No permitirán que nadie valore a sus hijos en función de lo que pueden hacer, sino en función de su humanidad”]

Leave a Reply